Robert Walser y Winfried G. Sebald, algo más que una simple afinidad
3 octubre, 2021
SANTIAGO LÓPEZ NAVIA, EL AMIGO, EL POETA
9 octubre, 2021
Mostrar todos

LA BRIGADA DE ANA ENTRE PALÍNDROMOS

Por Eduardo Sanz Iglesias

El texto que ofrecemos a continuación, que inaugura una serie que esperamos sea fecunda, constituye un nuevo género literario: el relato (microrrelato, más bien) trufado de palíndromos (destacados en el texto mediante mayúsculas). Su autor, Eduardo Sanz, que ha compuesto los palíndromos más inverosímiles, quiere dedicárselo al grupo de Palindromía Discreta.

“Mi amiga Ana acaba de alistarse a F.A.M.A. No, no es que le haya entrado el caprichito de aprender a bailar. Se trata de las Fuerzas de Atención Mental y Ansiedad.

Ella junto a tres compañeros conforman lo que es la brigada de choque frente a manías y fobias. Resulta ser un trabajo de campo, en el que patear las calles es una constante rutinaria; y en el que la intuición, la retentiva y la capacidad de camuflaje pueden ser decisivas y vitales.

Ayer mismo dieron con una paciente que trataba de pasar desapercibida entre la muchedumbre mientras aprovechaba la aglomeración producida por la espera de gente a los trenes, causada por la huelga de maquinistas de estos días de principios de octubre. 

Mi amiga en cuanto la localizó les dijo a sus compañeros:

ESA TIRRIA LA IRRITASE.

Tras capturarlos, la brigada siempre pasa a los detenidos por un proceso de desintoxicación, que consiste en limpiar vibraciones a través de la meditación. Para ello siempre son ayudados por un equipo de terapeutas y psicólogos que les tratan de incorporar al transcurrir de la vida diaria. Y en estos casos es muy importante recalcar en qué día nos encontramos. 

Así se dirigía a Ana uno de ellos:

ANI, VIDA, MARTES, SEMANA, MES… SE TRAMA, DIVINA.

La forma de proceder con el detenido no siempre obedece a protocolos oficiales. Muchas de las veces los equipos de internamiento imponen castigos desproporcionados que sobrepasan un mínimo de humanidad y empatía.

Tal es su sufrimiento, que en más de una ocasión han deseado dejar de existir y dar con sus huesos en una caja de pino. Hasta tal punto que

OÍ VIL ALIVIO”.

14 Comments

  1. Óscar dice:

    Qué original género! Me ha encantado. Espero que practicándolo.
    Óscar

  2. Óscar dice:

    *Espero que siga practicándolo.
    Óscar

  3. Teresa dice:

    Extraño y original relato.
    El día que lo entienda va a ser la bomba.

  4. Elías dice:

    Inquietante. Palíndromos que sorprenden veteando un texto también sorprendente.
    Deja la sensación de querer que el relato continúe, que llegue más lejos, por ese hallazgo final: la brigada que debe moderar a los maniáticos y fobiosos usa una terapia que a algunos los lleva a la caja de pino.
    Gran idea.

  5. Inés dice:

    Cuánto me alegro de que Eduardo Sanz publique, por fin, sus palindrómicas historias mínimas. Para empezar esta me parece genial.

  6. Silvia dice:

    Ja,jajaja. Excelente relato palíndromo, se necesitan historias cómo estás para entender el día a día. !Muchas felicidades!

  7. Sonia Lechuga dice:

    Enhorabuena!! Un trabajo muy original😊
    A seguir creando.

  8. Mila dice:

    Enhorabuena! Novedoso y curioso … una creación que se disfruta. Esperamos más…

  9. Ruben dice:

    Simplemente inusual, divertido y a la vez realista.

  10. Cristina dice:

    Enhorabuena, Eduardo. Un género por descubrir, el microrrelato. Esperamos el siguente. 😘

  11. Nana dice:

    Es entretenido y apetece seguir leyendo. Los palíndromos aportan originalidad pero no le hace falta al microrrelato, por sí solo engancha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enter Captcha Here : *

Reload Image