LA BRIGADA DE ANA ENTRE PALÍNDROMOS
6 octubre, 2021
Noticias discretas: premios literarios y publicaciones
10 octubre, 2021
Mostrar todos

SANTIAGO LÓPEZ NAVIA, EL AMIGO, EL POETA

Por Alicia Villar Lecumberri

Ha querido el Cielo que hoy me encuentre a unas cuantas leguas, al otro lado del Mediterráneo, esa tierra y ese mar que, como bien sabes, querido Santiago, da buen cobijo a mi alma. Con todo, a pesar de mis ocupaciones profesionales, no hay distancia que se interponga y sea capaz de mantenerme lejos de este merecido homenaje, que hoy te rendimos. Y es que, la convocatoria de hoy, si bien aparentemente es una presentación de una magnífica colección poética, Tregua, para mí significa mucho más que eso, pues los que contigo van, sienten la necesidad de homenajearte en un momento en el que no se te acaba de conceder la tregua que tú pedías en tu poema inicial: «Tan solo es una tregua cuanto pido». 

Es caprichoso el destino y no te concede alivio, de momento. Y sin embargo, tu generosidad creativa nos permite, a los lectores, recrearnos en la vida de los versos. Amigo generoso ha de ser aquel que no tiene «espalda para tanta roca», pues el dolor jamás cicatrizará. «De la puerta cerrada para siempre / tú ya no aguardas, madre, mi llegada». Sin embargo, el poeta es capaz de quedarse con lo esencial, para poder seguir viviendo: «Mis padres ya no están. La casa de mis padres está en paz. Todo en su plenitud ya es mi memoria».

Lectora asidua de tus versos, la lectura de cada uno de estos poemas me ha dejado una profunda huella, al reconocer en ellos a mi amigo poeta que recuerda su infancia en primavera, pues «cuando era niño, nadie se moría». Poeta y amigo, amante de la música desde la adolescencia «en la que todo era verano», en la que la música alimentaba su desvelo, y que siente la añoranza del otoño, viejo padre otoño, un otoño que estaba en todo, para volver a sus recuerdos del invierno, en diciembre, un diciembre, por otra parte, siempre rebelde.  

Para terminar, ya que no puedo entregarte un ramo de flores, como me gustaría, te regalo tus propios versos: «No te rindas, Santiago. No es momento de deponer las armas, que aún hay guerra». . .

El Toboso, 2 de octubre de 2021

1 Comment

  1. Joaquín dice:

    Pasé un rato divertido, Eduardo, leyendo esta publicación, que ya divulgue.
    Sabrosa, oportuna y original. No encontré, sin embargo, ningún palíndrome a pesar de que dediqué un tiempo a leer a estilo moro.
    ¡Enhorabuena!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enter Captcha Here : *

Reload Image