Destrucción, de Javier López Rodríguez
6 julio, 2022

Sobre el libro:

Un matrimonio escucha aterrorizado el estruendo de una batalla procedente del interior de las paredes de su casa, unas paredes que se van acercando poco a poco unas otras, amenazando con aplastar al matrimonio; un hombre vuelve a la ciudad de la que partió hace muchos años y se encuentra con que los fantasmas de su pasado son más extraños de lo que puede comprender; un narrador reconstruye en su memoria el cobertizo de la casa en la que pasó largas temporadas durante su infancia y en el que algunos objetos desaparecen; un hombre entra en una tienda de antigüedades, donde se queda a trabajar durante años, mientras en el exterior han transcurrido apenas unos minutos; un hombre de madera relata su accidentada historia a un hombre de trapo, que a su vez cuenta la suya, llena de episodios dramáticos; una mujer, decidida a escaparse con el David de Miguel Ángel, asiste atónita a la huida de la escultura, que tiene sus propios planes, mientras ella se va mineralizando y transformando en rígida estatua… Estos son algunos de los argumentos de los relatos que componen este libro. Relatos fantásticos, o contados con voluntad de huir del realismo. Unos relatos breves, pero con la densidad de novelas. Literatura escrita sin prisa, que se complace en las matizaciones, en la sutileza, exigente con el lector, que debe estar atento a cada detalle, incluso releer algunos pasajes. Unos relatos contados con una escritura poderosa, que lleva al lector de un lado a otro y le muestra lo vasto y profundo que es el universo. En muchos de ellos se parte de algo insignificante, ordenado, conocido, y la magia verbal de Suchowolski lo va convirtiendo, frase a frase, párrafo a párrafo, en una realidad desconocida, sombría, desasosegante (aunque en ocasiones profundamente humorística).

Mediante diversos tonos y recursos fantásticos, los relatos que integran esta antología hacen alusión a sucesos potenciales (de ahí el tiempo verbal empleado en el título), derivados de actos que no llegaron a realizarse o que estaban a punto de llevarse a cabo, de hechos que se dejaron pasar y podrían haber quedado atrás sin consecuencias, de deseos que se abandonaron a la resignación, de lo que quedó en la memoria como una vivencia posible, imaginaria, sustitutiva, simbólica. En estos relatos los tiempos de lo percibido, de lo recordado y de lo proyectado conviven y se reordenan, y las formas que sirvieron de abrigo o refugio de todo ello toman formas espectrales, se recomponen una y otra vez, dejando a los protagonistas en una perplejidad y una inestabilidad propias del equilibrista. A menudo en estos relatos los personajes experimentan que lo que se les ha arrebatado forman parte de los mecanismos de la necesidad, lo que los antiguos prefirieron llamar el destino y más recientemente la condena.

Sobre el autor:

Carlos Suchowolski, nacionalizado español desde el año 1976, nació en 1948 en Argentina, donde publicó relatos en periódicos y fue premiado en diversos concursos literarios. Ha colaborado en revistas de Hispanoamérica, Europa, Estados Unidos e India y ha sido ponente en congresos internacionales de narrativa fantástica. Su novela Una nueva conciencia, publicada por editorial Mandrágora en 2007, fue reeditada por Amazon en 2013 y traducida al alemán por Edition SOLAR-X en el año 2021. Varios de sus cuentos fueron seleccionados por la Sociedad Española de Ciencia Ficción entre los mejores del año en las antologías Visiones (2004) y Fabricantes de sueños (2007). Algunos han sido publicados en la prestigiosa revista literaria INTI, del Providence College. Su libro de relatos de ciencia ficción Once tiempos del futuro acaba de ser editado, en octubre de 2022, por la editorial Chocolate, y ya había sido traducido al alemán en 2018 (Edition SOLAR-X) y al bengalí en 2020 (Editorial Kalpabiswa), en Calcuta, donde se editó su libro de microrrelatos Guiños en 2020 (Los Hispanófilos) en versión bilingüe español-bengalí, y donde está previsto que aparezca, en 2023, la antología de ciencia ficción hispánica que ha llevado a cabo, con un ensayo-prólogo suyo. Además de al alemán y al bengalí, sus relatos se han traducido al inglés, al francés, al italiano, al holandés y al búlgaro. Actualmente se encuentra corrigiendo su segunda novela, La botella precintada, a la vez que revisa y amplía los relatos de Guiños y trabaja en una novela breve de realismo fantástico y en una novela juvenil, entre otros proyectos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *