Poemas, de Pedro Mir

Poemas de Pedro Mir
San Pedro de Macorís, en la costa caribeña de República Dominicana, es una ciudad ligada durante siglos al cultivo de la caña de azúcar. Allí nació Pedro Mir, en 1913, hijo de un técnico cubano y de una madre puertorriqueña. Unánimemente considerado como el Poeta Nacional (título que le es otorgado por decreto en 1982), Pedro Mir -doctorado en Derecho, y catedrático de estética por la Universidad Autónoma de Santo Domingo desde 1970- escribió también varias novelas y numerosos ensayos, tanto de tipo literario como de tipo científico. Desarrolló además a lo largo de su vida una intensa actividad política de oposición al trujillismo, lo que le valió largas temporadas de exilio, y tuvo también reflejo en ensayos de corte histórico-social.

Pero Pedro Mir es, ante todo, un destacado poeta. Cuando en 1937 se publicaron sus primeros versos en el periódico Listín Diario, don Juan Bosch se preguntó: “¿será este muchacho el esperado poeta social dominicano?”. Aunque faltaban doce años para que Mir culminase en el exilio en Cuba su primera gran obra poética (Hay un país en el mundo), el lúcido escritor y pensador dominicano acertó de lleno en su intuición. Mir escribe poesía dirigiendo los ojos a su tierra y a su pueblo, uniéndose en ello a otros grandes poetas de América, como Neruda, Vallejo o Guillén, con los que compartió una misma pasión por la libertad y la igualdad. Esta segunda edición española de los poemas mayores de Mir reproduce la primera edición de 1999 -en la que, además de los grandes poemas más conocidos del poeta, se incluía el poema inédito, escrito en 1998, “A Julia sin lágrimas”-, y se añaden a ella un estudio preliminar, un apéndice biobibliográfico y algunas fotos del poeta. El Libro: Se cumplen diez años desde que Ediciones de La Discreta iniciara sus labores editoriales publicando, por vez primera en España, los poemas mayores de Don Pedro Mir, en una edición que fue supervisada por el propio poeta –quien por entonces aún estaba entre nosotros–, y que incluyó, como primicia mundial, el que sería a la postre su último gran poema, “A Julia sin lágrimas”, dedicado a la gran poeta puertorriqueña Julia de Burgos. Esta reedición que ahora presentamos reproduce íntegramente el texto de la primera, y respeta su diseño gráfico y su concepción estética, como reconocimiento al excelente trabajo inaugural de los compañeros de La Discreta, y en especial de Alfonso Aísa, Fernando Fajardo y Roberto Ripio.
Diez años después, la poesía de Mir sigue más viva que nunca y se encuentra cada vez más reconocida como una de las cimas de la poesía en lengua castellana, en compañía de la de los más grandes poetas hispanoamericanos (Darío, Neruda, Vallejo, Julia de Burgos, etc.). Ediciones de La Discreta quiere contribuir a este reconocimiento con esta segunda edición española, que incorpora algunas de las características editoriales que la colección Obras Mayores ha ido adquiriendo con el tiempo. Por ello, incluimos un estudio científico preliminar, un apéndice en el que se recogen cronología y bibliografías activa y pasiva, así como algunas fotos gentilmente cedidas por la familia del poeta.
Esta edición es fruto de un auténtico trabajo en equipo: Alfonso Aísa se ocupó de los contactos transatlánticos y proporcionó el material textual y fotográfico; Fernando Fajardo se encargó del establecimiento del texto y concibió la edición; Roberto Ripio la diseñó; Miguel Ángel García, de la Universidad de Granada, realizó el estudio preliminar; y Eugenio García Cuevas, de la Universidad de Puerto Rico, elaboró el apéndice biobibliográfico.
Pero nada de ello hubiese dado los frutos apetecidos sin el respaldo decidido de Doña Carmen Mesejo, viuda del poeta, a la cual le estamos vivamente agradecidos.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *