La Discreta cumple veinte años (1)

Publicar lo que se quiere y sobrevivir 20 años

Ediciones de La Discreta cumple dos décadas sostenida por sus suscriptores

 

Entre sus éxitos están el Premio Setenil al Mejor Libro de Relatos 2015 (Emilio Gavilanes, Historia secreta del mundo) o haber publicado la obra completa de la puertorriqueña Julia de Burgos

 

Antes de que existiera el concepto de crowdfunding, La Discreta ya inventó algo parecido para producir obras culturales sin más cortapisas que la calidad y la originalidad. Y es que, desde 1999, publica lo que quiere. Se lo permiten sus cerca de trescientos amigos, o sea suscriptores, que pagan 40 euros al año para que la editorial cuente con fondos con los que editar un mínimo de cinco obras de diferentes géneros, pero fundamentalmente novela, relato, poesía y algún CD musical.

Es así como ha puesto en las librerías cerca de 130 títulos de más de 70 autores, y producido 11 álbumes musicales.

“Hará agora veinte años la Ociosidad y el Ingenio dieron en el alegre y moceril pasatiempo de holgarse juntos durante un gran espacio de tardes, y deste promiscuo ayuntamiento vino a nacer La Discreta Academia y de ella su hija Ediciones de La Discreta. Sin otro propósito esta que el de ocupar ocios, satisfacer inquietudes, distraer melancolías, acrecentar la riqueza de los anaqueles y, desde luego, difundir por el orbe los más sazonados frutos del ingenio ajeno”, recuerda el misterioso Conde de Abascal, inspiración del grupo.

Acoger y descubrir

En el fondo editorial de La Discreta se dan la mano el catedrático y académico de RAE y la RAH, Rodríguez Adrados, el multipremiado especialista en literatura infantil y juvenil Alfredo Gómez Cerdá, poetas como Santiago Gil o Santiago López Navia, heterodoxos como Adolfo Martínez (un erudito socarrón y autodidacta de Villaescusa de Haro  -Cuenca- de inclasificable y jugosísima obra), novelistas y cuentistas premiados y reconocidos como Emilio Gavilanes, Rosario Curiel, Luis Junco, Miguel Albero, Paloma González Rubio, Santiago Miralles, Javier Guzmán o Santiago Casero, por citar algunos, junto a otros acunados por la editorial y que han mantenido una gran fidelidad hacia ella, caso de Hernán Rossi, David Torrejón o José García Caneiro.

La Discreta ha descubierto voces femeninas jóvenes y poderosas como las de Loida Díez o Ana Añón, que han continuado su brillante carrera. En su colección de narrativa (Prosa Nostra) pueden encontrarse dos de las sagas policiacas españolas más originales y alabadas por los especialistas, la del comisario Carrasco, improbable obra del profesor de Filología Románica, Joaquín Rubio Tovar, y la del policía Gutiérrez, escrita por un diplomático que tiene por seudónimo Andrés Gastey. Y, además, una de las pocas sagas de ciencia ficción policiaca de nuestro país, la que narra las andanzas del agente Pompeyo Lauro, nacido de la imaginación de Dativo Donate.

Estas y otras obras que difícilmente habrían encontrado hueco en editoriales convencionales están disponibles en La Discreta, como por ejemplo Los otros clásicos, de José Ramón Fernández de Cano y Martín, divertidísima recopilación (biografía más soneto) de grandes escritores olvidados del Siglo de Oro y uno de los libros de 2017 recomendados por Abc; o Haru to shura y otros poemas, de Kenji Miyazawa, edición española de la obra poética del escritor japonés, un enorme esfuerzo al que pocas o ninguna casa editorial se habría atrevido.

Lazos culturales

Los lazos de La Discreta con Latinoamérica son fuertes y han permitido la publicación en nuestro país de la obra completa de la gloria de las letras de Puerto Rico, la poeta Julia de Burgos, o buena parte de la del dominicano Pedro Mir, además de títulos de la cubana Soledad Cruz Guerra o la también puertorriqueña Iris Zabala. Y un escritor argentino radicado en España, Matías Crowder, ha visto publicadas sus obras “discretas” en Francia y su propio país.

También ha tendido puentes literarios con la literatura catalana traduciendo obras de grandes poetas actuales como Miquel Lluís-Muntané o Josep Antón Soldevila.

Todo ello, bajo la admonición y consejo de un personaje inefable y misterioso, el Conde de Abascal, poeta satírico-erótico que parece salido del mismo Siglo de Oro.

Música, ensayo, revista

En cuanto a la obra musical, 11 álbumes han sido producidos por Crêt-à-Disc, el sello de La Discreta dirigido por Pedro Mariné, compositor y músico de cabecera de la editorial. Destaca el ambicioso doble disco sobre poesías de Julia de Burgos con participantes tan selectos como Pilar Jurado, Zenet, Niño de Elche, Kati Dadá, José María Alfaya, o Zoraida Santiago, mezclados con nuevas voces como la del rapero BULLK. Disco este lanzado en crowdfunding y pendiente de reedición.

La Discreta mantiene también sellos especializados en teatro (Bululú), ensayo (Ensayo y Error) y estudios académicos (Bártulos) en los que han publicado, entre otros, Ernesto Caballero, Dan Munteanu, Rosario Scremieri o Juan Varela-Portas de Orduña.

También mantiene el blog Náufragos en tiempos ágrafosy una revista literaria digital de periodicidad variable, llamada La Indiscretaen la que se reúnen las voces de poetas y narradores noveles, con entrevistas y escritos de autores como los académicos de la lengua Soledad Puértolas o José María Merino.

Celebraciones

La editorial está gestionada de manera coral por un grupo en el que hay escritores, músicos, diseñadores, etc., que se reparten las tareas, y tiene preparado un programa de celebraciones a lo largo del 2019 que van desde encuentros de autores y lectores a la publicación de alguna sorpresa editorial.

Más información sobre La Discreta

www.ladiscreta.com

Contacto: administracion@ladiscreta.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *