Las “Variaciones quijotescas” de Carmen Hernández Montalbán en la estela de las recreaciones narrativas del “Quijote”
5 enero, 2021
Invitación a la Divina Comedia (2)
14 enero, 2021
Mostrar todos

Invitación a la Divina Comedia (1)



UN VIAJE DE LECTURA POR EL MÁS ALLÁ PARA CELEBRAR EL CENTENARIO DE LA MUERTE DEL SOMMO POETA

(I)

El 14 de septiembre de este año 2021 se cumplirán 700 años de la muerte de Dante Alighieri. Con ese motivo, se va a celebrar a lo largo de todo el año, y de todo el mundo, aunque lógicamente con especial incidencia en Italia, una gran cantidad de actos conmemorativos sobre su obra y su figura histórica. Dante es, para Italia, mucho más que un autor, el símbolo máximo de su cultura común y de lo que los italianos llaman civiltà. Pero, además, Dante se ha convertido, desde el siglo XIX y con especial incidencia en las últimas décadas, en una parte esencial de la identidad cultural europea y latinoamericana, y en un autor cada vez más estudiado, recreado y leído con admiración, incluso con devoción, por muy diferentes tipos de lectores. A lo largo del siglo XX, autores clave del canon literario europeo, como Pound, Eliot, Brecht, Weiss, Levi, Montale, Valle, y un largo etcétera, lo han usado para su creación y su pensamiento de manera intensa y sistemática. Mención aparte merece, además, el impresionante fervor que despierta en Latinoamérica, tanto en escritores, estudiosos y artistas como a nivel popular, especialmente en Argentina, Uruguay, Chile, pero no solo.

En Madrid, desde hace ya más de treinta años, un grupo de estudiosos afincados en la Universidad Complutense y encabezados por el gran dantista Carlos López Cortezo, recientemente fallecido, ha dedicado a su estudio una gran cantidad de pasión, energía e inteligencia colectiva, convirtiéndose en un grupo de reconocido prestigio internacional en un campo de estudios literarios, la dantística, que genera una cantidad de trabajos absolutamente inimaginable, superior incluso a la que se producen en los estudios sobre Cervantes o Shakespeare. Por eso, en Madrid se está preparando un riquísimo programa de actividades académicas y culturales, con la participación de algunas de las más importantes instituciones de la ciudad, del que daremos cuenta en breve y del que esta modesta iniciativa de invitación a la lectura de la Divina comedia forma parte.

Pretendemos a lo largo de este año acompañar a quien desee emprender la lectura de la Divina comedia con una serie de comentarios, incitaciones, sugerencias de lectura de cada uno de sus cantos, que publicaremos en este blog cada tres o cuatro días, de modo que el lector o lectora pueda adentrarse en una obra que es verdaderamente un pozo de sabiduría humana. Puede decirse que la Divina comedia es, además de un prodigio de técnica y belleza poéticas y narrativas, una obra que alcanza cotas de sabiduría sobre el ser humano y su situación en el mundo y el universo logradas por muy pocas otras en la historia de la humanidad. Pero este afán de universalidad y atemporalidad, que la obra, caracterizada por la radical ambición de ser una obra total, sin duda posee, solo se persigue en ella a través del análisis, la reflexión y la proyección imaginaria de la vida y del mundo de su época y de su lugar. Por eso, la Divina comedia, como sucede a otras grandes obras de la literatura universal, empezando por nuestro Quijote, es más universal cuanto más local es, o, si se quiere, más divina cuanto más cómica (y de ahí su título tradicional). Pero precisamente por eso no resulta una lectura fácil, sino una auténtica aventura intelectual y literaria que es mejor hacer acompañado.

Una lectura completa de un canto puede llevar unos 15 o 20 minutos, aunque luego permita mucho más tiempo de estudio y reflexión a voluntad del lector o lectora. Os proponemos, pues, que cada tres o cuatro días dediquéis esos pocos minutos a leer un canto de la obra, y luego os asoméis a este blog para leer el breve comentario con el que os apuntaremos algunas de las cuestiones clave del canto, lo que quizás os permita hacer una lectura más consciente y reflexiva. Si adoptáis el hábito virtuoso de proseguir con esa regularidad la lectura de esta obra magna, al final del año del Centenario la habréis completado, llevando hasta su final un viaje que, de otra manera, resulta muy difícil de realizar. Será, sin duda, el mejor modo que podemos tener de celebrar el centenario de la muerte del Poeta, y el mejor homenaje que podemos hacer, no a él o a lo que representa, sino sobre todo a nosotros mismos.

Para ello, os recomendamos utilizar o bien la traducción de José María Micó (El Acantilado) o bien la de Luis Martínez de Merlo (Cátedra), ambos dos excelentes poetas y traductores. ¡¡Animaos a acompañarnos en este viaje de lectura por el más allá, y por el más acá!!

Juan Varela-Portas de Orduña, de La Discreta Academia

9 Comments

  1. ÓscarE. dice:

    ¡Muchas gracias! Aquí, uno que se apunta a la lectura.

  2. Juan Varela-Portas dice:

    Os dejo aquí una estupenda conferencia introductoria de mi querido amigo y compañero el profesor Ángel García Galiano:

    • María dice:

      Ángel es un Virgilio de lujo que, además, te puede acompañar también al Paraíso. Gracias por el vídeo. Gracias por el blog.

    • Patricia dice:

      Un placer la charla del profesor Angel Garcia Galiano. Impecable organizacion y super interesante.
      Muchas gracias !
      Saludos desde Argentina

  3. Juan Manuel Baños dice:

    Yo también me uno. Gracias por la iniciativa, voy corriendo a mi librería local a comprar un ejemplar. Un saludo.

  4. Celia Aldama dice:

    Reto aceptado! Qué ganas de emprender este viaje =)

  5. Emilia Cádiz dice:

    Gracias por este viaje literario

  6. […] Invitación a la Divina Comedia (1) […]

Responder a El asombro – La Discreta Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
18 ⁄ 6 =