Con la verga en la vulva, de Apuleyo Soto

Con la verga en la vulva, de Apuleyo Soto

Con la verga en la vulva
La gracia está en que el poeta cuenta todo con pelos y señales, nombrado las realidades sexuales por su nombre más común –que suele ser, ciertamente, el más zafio, pero también el de mayor contundencia y propiedad semántica–, pero sin perder un ápice de carga lírica, de dimensión poética, de rutilante acabado literario. No sé cómo Apuleyo ha sido capaz de conseguir, a la postre, lo uno y lo otro, la aleación perfecta entre la vulgaridad de lo soez y la sutil elegancia de lo artístico… Tal vez el secreto esté en las bien dosificadas gotas de humor, o en esa aura de confesión sincera entre poetas-compadres, o en la embaucadora prestidigitación del ritmo y otras añagazas métricas… No lo sé, ya digo; pero si tuviese que echar mi cuarto a espadas por el ingrediente “mágico” que convierte este repertorio de procacidades en una obra maestra, apostaría, sin duda, por la desvergüenza.

Texto extraído del prólogo del Conde de Abascal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *